ABOGADO ESPECIALISTA EN SITUACIONES MILITARES. SUSPENSO EN FUNCIONES Y SERVICIOS ESPECIALES

Quiero un abogado especialista en situaciones militares

Te ofrecemos una selección de sentencias estimatorias obtenidas por nuestro despacho para compañeros tuyos, en procedimientos sobre situaciones militares, tienes muchas mas en el apartado de sentencias de esta web:

 

– ST ANULA SUSPENSO EN FUNCIONES
– ST CONTINUIDAD EN SERVICIOS ESPECIALES AGENCIA EUROPEA DEFENSA

ST SERVICIOS ESPECIALES PERFIL CRÍTICO

 

La Justicia obliga a Defensa a conceder a dos altos mandos su deseo de seguir sirviendo a la OTAN

El Ministerio denegó a una comandante y a un sargento del Ejército el ser clasificados en servicios especiales para seguir su labor en la OTAN.

La Audiencia Nacional ha obligado al Ministerio de Defensa a conceder a dos altos mandos del Ejército su deseo de seguir sirviendo a la OTAN, “en situación de servicios especiales”. Así lo disponen sendas sentencias, del Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 8 y del número 10.

Una de las dos resoluciones da la razón a una comandante, que prestaba, desde el 3 de agosto de 2020, servicios en la Agencia de Apoyo y Adquisiciones de la organización atlantista y que solicitó prorrogar estas funciones más allá de los tres años previstos inicialmente. Y hacerlo “en situación de servicios especiales por razón de puesto”. El Ministerio de Defensa, sin embargo, lo denegó.

Algo similar sucedió en el segundo caso. Se trata de un sargento primero del Ejército del Aire y del Espacio, destinado en el Grupo Aéreo Europeo, en la base de High Wycombe (Reino Unido), hasta el 31 de julio de 2023.

Antes de esa fecha, aprobó el concurso-oposición libre y comenzó a servir en la Agencia de Comunicaciones e Información de la OTAN. Posteriormente, le fue ofertado un puesto de técnico de ciberseguridad y análisis de criptomonedas de tres años de duración.

Por ello, en mayo de 2023, se dirigió a la Subsecretaría de Defensa, para solicitar que le fuera concedida la situación de servicios especiales, que le fue denegada. Ante esta negativa, este alto mando llegó a pedir una excedencia voluntaria para no perder dicho puesto.

La Ley 39/2007, de la Carrera Militar, recoge que los militares “con compromisos de larga duración” podrán ser declarados en situación de servicios especiales si se integran en el organigrama de la OTAN como parte de su personal estatutario.

La organización atlantista debe acreditar su interés en estos perfiles y el Ministerio de Defensa debe, no obstante, autorizar este proceso. Y esto último no sucedió ni en el caso de la comandante ni en el del sargento.

Servicios especiales

Las dos sentencias subrayan que “la normativa legal española es la que regula la vinculación del militar profesional con las Fuerzas Armadas” y la que contempla que sus miembros puedan acceder a la situación de servicios especiales “con la única exigencia de encontrarse en alguno de los supuestos previstos”. “No se prevé, por lo tanto, un ámbito de discrecionalidad”, reitera una de las resoluciones, la firmada por el juez Gregorio del Portillo.

En el caso del sargento, Defensa denegó su petición, argumentando que el puesto en la OTAN que solicitaba estaba previsto para los militares que hubiesen solicitado la excedencia voluntaria, como tuvo que acabar pidiendo el recurrente. La Justicia echa por tierra este argumento y subraya que el cargo al que aspiraba era “un puesto estatutario dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, que se rige por la ya mencionada Ley 39/2007. Y dicha norma avala la pretensión del sargento.

Por ello, el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 10 le da la razón, aunque no condena a la Administración pública a pagar todas las costas del procedimiento, ya que “las cuestiones controvertidas no estaban exentas de amparo fáctico y jurídico, planteando dudas que justifican la interposición del recurso”.

Los dos militares compartían abogado: el letrado Antonio Suárez-Valdés. La comandante también obtiene una victoria judicial y formará parte, en situación de servicios especiales, de la Agencia de Apoyo y Adquisiciones de la OTAN, en cuya sede de Luxemburgo estaba sirviendo desde 2020 como chief of office.

Sin embargo, en su caso, el Ministerio de Defensa sí le autorizó en junio de 2020 ser declarada en situación de servicios especiales. Pero cuando en 2023 la OTAN le ofreció continuar en ese cargo por otros tres años, no sucedió lo mismo. Al igual que el sargento, la recurrente se vio obligada a pedir la excedencia voluntaria para no perder su puesto en la organización atlantista.

“Una vez que dicha adquisición [la adquisición de la condición de personal estatutario de la OTAN] se produzca, la declaración del militar concernido [como] en situación de servicios especiales resulta obligada por ministerio de la ley y se mantendrá la misma todo el tiempo en que permanezca ocupando dicho puesto”, concluye el juez Celestino Salgado.

A renglón seguido, el magistrado estima el recurso de la comandante, anula su excedencia voluntaria y la reconoce en situación de servicios especiales, “por razón de su puesto ocupado en la Agencia de Apoyo y Adquisiciones de la OTAN“. En su caso, la Administración pagará las costas del procedimiento hasta un máximo de 600 euros.


Situación de suspenso en funciones.

La Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, establece en su artículo 111, relativo a la situación de suspensión de funciones, que:

“1. El pase a la situación de suspensión de funciones del militar profesional se podrá acordar como consecuencia del procesamiento, inculpación o adopción de alguna medida cautelar contra el imputado en un procedimiento penal o por la incoación de un procedimiento disciplinario por falta muy grave.

  1. El Ministro de Defensa, valorando la gravedad de los hechos imputados, la existencia o no de prisión preventiva, el perjuicio que la imputación infiera a las Fuerzas Armadas o la alarma social producida, podrá acordar la suspensión del militar implicado en el ejercicio de sus funciones, determinando expresamente si dicha suspensión conlleva el cese en el destino. En el supuesto de incoación de un procedimiento disciplinario por falta muy grave, será la autoridad sancionadora que ordenó su instrucción la competente para acordar el pase del expedientado a esta situación administrativa, sin que dicho acuerdo pueda contener decisión alguna sobre el cese en el destino ocupado por aquel. El periodo máximo de permanencia en esta situación será de seis meses o el de la duración de la prisión preventiva, caso que se hubiere acordado por la autoridad judicial en algún momento del procedimiento y fuese superior a seis meses.
  1. En el supuesto de cese en la situación de suspensión de funciones por levantamiento de la prisión preventiva, el Ministro de Defensa podrá acordar, por resolución motivada en la que habrán de valorarse los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio, la prohibición de solicitar y obtener destino por un periodo de tiempo que no podrá exceder del momento de dictarse sentencia firme o auto de sobreseimiento también firme.
  1. El tiempo permanecido en la situación de suspensión de funciones no será computable como tiempo de servicios ni a efectos de trienios ni de derechos en el régimen de seguridad social que le sea de aplicación. En esta situación, el militar permanecerá inmovilizado en el puesto que ocupe en el escalafón correspondiente.
  1. En caso de sobreseimiento del procedimiento, sentencia absolutoria o terminación del procedimiento disciplinario sin declaración de responsabilidad, será repuesto en su destino si a su derecho conviniere, recuperará su situación en el escalafón correspondiente y el ascenso que hubiera podido corresponderle. El tiempo transcurrido en dicha situación le será computable a todos los efectos. Cuando el periodo de tiempo permanecido en la situación de suspensión de funciones sea superior a la duración de la condena por sentencia firme o de la sanción disciplinaria, la diferencia le será computable a todos los efectos.
  1. A efectos de plantillas los militares profesionales en la situación de suspensión de funciones contabilizarán de igual forma que los que se encuentren en la de servicio activo.
  1. En todos los supuestos anteriores, antes de adoptar la correspondiente resolución, se dará trámite de alegaciones al interesado.”

En el mismo sentido el artículo 92 dela Ley estipula que:

  1. El pase a la situación de suspensión de funciones de los guardias civiles se podrá acordar como consecuencia del procesamiento, inculpación o adopción de alguna medida cautelar contra el imputado en un procedimiento penal o por la incoación de un expediente disciplinario por falta muy grave.

El Ministro de Defensa, valorando la gravedad de los hechos imputados, la existencia o no de prisión preventiva, el perjuicio que la imputación infiera al régimen del Instituto o la alarma social producida, podrá acordar la suspensión de funciones. El Ministro del Interior determinará si dicha suspensión lleva consigo el cese en el destino.

  1. El guardia civil en situación de suspensión de funciones permanecerá inmovilizado en el puesto que ocupe en el escalafón.

El período máximo de permanencia en esta situación será de seis meses o el de duración de la prisión preventiva, caso que se hubiere acordado por la autoridad judicial en algún momento del procedimiento y fuese superior a seis meses.

  1. En el supuesto de cese en la situación de suspensión de funciones por levantamiento de la prisión preventiva, el Director General de la Guardia Civil podrá acordar, por resolución motivada en la que habrán de valorarse los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio, la prohibición de solicitar y obtener destino por un período de tiempo que no podrá exceder del momento de dictarse sentencia firme o auto de sobreseimiento.
  2. El tiempo permanecido en la situación de suspensión de funciones no será computable como tiempo de servicios, ni a efectos de trienios, ni de determinación de los derechos de Seguridad Social que correspondan. No obstante será de abono para, en su caso, el cumplimiento posterior de la situación administrativa de suspensión de empleo.

En caso de sobreseimiento del procedimiento, sentencia absolutoria o terminación del expediente disciplinario sin declaración de responsabilidad, será repuesto en su destino si a su derecho conviniera, recuperará su situación en el escalafón, incluido el ascenso que hubiera podido corresponderle. El tiempo transcurrido en dicha situación le será computable a efectos de tiempo de servicios, trienios y derechos de Seguridad Social que le correspondan.

Cuando el período de tiempo permanecido en la situación de suspensión de funciones sea superior a la duración de la condena por sentencia firme o de la sanción disciplinaria por expediente disciplinario, la diferencia le será computable como tiempo de servicios.

  1. A los efectos de la plantilla del Cuerpo de la Guardia Civil, los guardias civiles en la situación de suspenso de funciones contabilizarán de igual forma que los que se encuentren en la de servicio activo.
  2. El guardia civil que pase a la situación de suspensión de funciones tendrá derecho a percibir el 100 por cien de las retribuciones básicas, así como las prestaciones familiares y pensiones de mutilación y recompensas a que se pudiera tener derecho, salvo en el supuesto de paralización del expediente por causa imputable al interesado, que comportará la pérdida de toda retribución mientras se mantenga dicha paralización, y, de igual manera, no tendrá derecho a percibir haber alguno en caso de incomparecencia en el expediente disciplinario.

Esta potestad semidiscreccional de poder pasar a un militar a la situación de suspenso en funciones produce no pocos abusos y trastornos a los afectados. Si ese es su caso no dude en contactar con nosotros

 

SUÁREZ-VALDÉS CONSIGUE LA ANULACIÓN DE UN SUSPENSO EN FUNCIONES IMPUESTO A UN CAPITÁN ET POR SU IMPUTACIÓN PENAL MILITAR.

El Juzgado Togado Militar Territorial de Zaragoza incoó a nuestro patrocinado, Capitán ET, un procedimiento de diligencias previas para el esclarecimiento y depuración de las responsabilidades que pudieran derivarse de unos hechos ocurridos durante el desarrollo de un curso de Buceador de Asalto, donde un Soldado, sufrió una lesión en la ejecución de la técnica de “saldo de nadadores desde altura” ordenado por el mismo.
Mediante Auto, el Juzgado Togado Militar Territorial de Zaragoza  acuerda el procesamiento del Capitán como presunto autor de un delito “contra la eficacia del servicio”, previsto y penado en el artículo 77.1 del Código Penal Militar, decretándose su libertad provisional. Preguntados los mandos del Capitán, los mismos informaron negativamente la conveniencia de su pase a la situación de suspenso en funciones. Sin embargo, efectuando una interpretación simplista de la normativa vigente y a la vista de dicho Auto, por Resolución la Subsecretaria de Defensa por delegación de la Ministra de Defensa, se acuerda el pase de nuestro defendido a la situación administrativa de suspensión de funciones.
Interpuesto recurso contencioso administrativo por los abogados especialistas en Derecho Militar de Gabinete Jurídico Suárez-Valdés, el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo, nos ha dado la razón. En fechas recientes se ha dictado una sentencia estimando el recurso contencioso administrativo anulando dejando sin efecto la resolución porque no es ajustada a Derecho, al entender que la misma no consta suficientemente motivada condenando a la Administración demandada a reintegrarle en su destino, así como los derechos administrativos y económicos que hayan podido verse afectados por la ejecución de la resolución.

Suárez Valdés consigue que se reconozca el derecho de un comandante a seguir en situación de servicios especiales en la Agencia Europea de Defensa

El Juzgado Central Contencioso-Administrativo Nº8 ha concedido a un comandante el derecho de continuar en situación de servicios especiales por razón del puesto ocupado en la Agencia Europea de Defensa (EDA por sus siglas en inglés) tras ser rechazada la petición por el ministerio.

La sentencia 3/2023 de 9 de enero a la que ha tenido acceso a Confilegal ha sido dictada por el magistrado Celestino Salgado Carrero.

El abogado que ha llevado el caso del comandante Antonio Suárez-Valdés solicitó en el escrito de demanda que se anulase la resolución recurrida al no ser conforme a Derecho y, en consecuencia, se le reconociese el pase a la situación de servicios especiales. Pues para no perder el puesto en la EDA, solicitó una excedencia.

Según el escrito de demanda, el comandante estaba participando en 2017 en el programa de “Helicóptero de Combate Tigre” en Alemania y cuando iba a finalizar su intervención recibió una oferta en la EDA con sede en Bruselas.

Por ello, el 1 de marzo de 2017 cursó una instancia al Ministerio de Defensa solicitando que se le concediese el pase a la situación de servicios especiales con el fin de incorporarse a dicho puesto a partir del 1 de septiembre.

En 2017 fue acogida favorablemente, pero en 2020 no

En dicha instancia aportó una copia de la oferta recibida por el Director Ejecutivo de la Agencia con fecha 1 de febrero de 2017 en la que se hacía constar que el contrato tendría una duración de cuatro años, susceptibles de renovación. La mencionada solicitud fue acogida favorablemente por resolución del Subsecretario de Defensa y fue publicada en el BOE.

Con tiempo suficiente a la expiración del término inicial del contrato, el 30 de octubre de 2020 volvió a recibir una oferta del Director Ejecutivo de la Agencia de renovación de contrato por un periodo de cuatro años.

Por esta razón, el 22 de noviembre de ese mismo año cursó instancia solicitando consecuentemente la extensión de la situación de servicios especiales, con el fin de permanecer en el mismo puesto en la Agencia Europea de Defensa por este nuevo período del 1 de septiembre de 2021 al 31 de agosto de 2025. Pero en esta ocasión, se dictó una resolución desfavorable.

Al rechazar la continuación, el comandante, con el fin de no perder el puesto en la EDA solicitó su situación de excedencia voluntaria por interés particular y le fue concedida. El abogado fundamentó su recurso en la nulidad de la resolución impugnada por infracción del principio de igualdad ante la ley.

Pues el artículo 109 de la Ley 39/2007 de 19 de noviembre de la Carrera Militar relata que “los militares de carrera serán declarados en situación de servicios especiales cuando sean autorizados por el Ministro de Defensa para realizar una misión por periodo determinado superior a seis meses en Organismos Internacionales, Gobiernos o Entidades Públicas extranjeras o en programas de cooperación internacional”.

“Por otra parte, se da la circunstancia de que en la Resolución objeto de recurso la Administración Militar está modificando notoriamente, hasta el punto de invertirlo por completo, el criterio seguido en sus resoluciones precedentes con respecto al mismo comandante”.

El déficit ya estaba en 2017

Ya que la resolución impugnada relató que la valoración era distinta porque había unas necesidades del servicio distintas. Pero la Sala ha relatado que este “déficit de las disponibilidades de personal en el Cuerpo General del Ejército de Tierra se daba ya en 2017”.

Y si por entonces se estimó al considerar que era prioritario que ocupase ese puesto respecto a la vacante en la estructura nacional interna del Ejército de Tierra, “es claro que no puede ahora sostenerse lo contrario” invocando el “supuesto perjuicio para el interés público que entrañaría su permanencia por más tiempo en la Agencia en situación de servicios especiales”.

En consecuencia ha estimado el recurso y ha declarado nulas las resoluciones impugnadas y ha declarado el derecho del comandante a que se le conceda la continuación en la situación de servicios especiales por razón del puesto ocupado en la Agencia Europea de Defensa, dejando sin efecto el pase del interesado a la situación de excedencia voluntaria por interés particular que le fue concedida tras la denegación de su continuación en la situación de servicios especiales.

El letrado Suárez-Valdés ha explicado que “Defensa se ve obligada a que los militares presten servicio en las agencias Europeas de Defensa, pero cuando estos piden la renovación de tales servicios, deniega la posibilidad violentando gravemente la normativa europea sobre la colaboración de los estados miembros en la política de seguridad común”.

Fuente: CONFILEGAL

Un suboficial gana en los tribunales poder trabajar como informático para la UE

La subsecretaria de Defensa le denegó continuar en la situación de servicios especiales, argumentando que su perfil es crítico para el Ejército de Tierra

Un suboficial del Ejército de Tierra le ha ganado el pulso al Ministerio de Defensa, que le denegó autorización para trabajar como informático para el Comité Europeo de las Regiones, con sede en Bruselas.

El Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 10 ha estimado el recurso interpuesto por este militar, representado por el abogado Antonio Suárez-Valdés, contra la resolución dictada por la subsecretaria de Defensa, Adoración Mateos, por delegación de la ministra Margarita Robles, el día 25 de agosto de 2023, que acordó “no conceder la autorización para ocupar un puesto, en situación de servicios especiales, en el Comité Europeo de las Regiones de la Unión Europea”.

El juez ha anulado la resolución de Defensa, por no ser ajustada a Derecho, y ha condenado al ministerio a concederle a este militar, con empleo de brigada, “el pase a la situación de servicios especiales por razón del puesto, en el Comité Europeo de las Regiones de la Unión Europea, en Bruselas (Bélgica), de Informático («Computer Scientist»), dentro de la Dirección de Logística, Unidad de Infraestructura TI, en el área de automatización de oficina, como Administrador – Gestor de Proyecto Técnico en Tecnologías de la Información («Administrator – IT Technical Project Manager»), con el carácter de Agente Contractual, durante todo el tiempo de vigencia del contrato”.

Aún cabe que la Abogacía del Estado, en representación del Ministerio de Defensa, interponga recurso de apelación.

Comité Europeo de las Regiones

Lo cierto es que no era la primera que este brigada del Ejército de Tierra solicitaba pasar a servicios especiales para ocupar un puesto de trabajo en el Comité Europeo de las Regiones.

Ya lo solicitó en 2021, pero entonces sí se lo concedieron. La sorpresa fue cuando este 2023 fue a prorrogar ese permiso, y se lo denegaron.

El protagonista del caso es brigada de la Escala de Suboficiales del Cuerpo General del Ejército de Tierra, Especialidad Fundamental de Informática.

Siendo aún sargento 1º, en 2021 estaba destinado en el Mando Conjunto del Ciberespacio, el órgano del Estado Mayor de la Defensa dedicado a defender las redes militares frente a ciberataques.

Entonces fue seleccionado, “conforme a los criterios establecidos en la convocatoria pública a la que concurrió particularmente y a título individual”, para el puesto ofertado por el Comité Europeo de las Regiones de la Unión Europea, en Bruselas, de Informático («Computer Scientist»), dentro de la Dirección de Logística, Unidad de Infraestructura TI, en el área de automatización de oficina, como Administrador – Gestor de Proyecto Técnico en Tecnologías de la Información («Administrator – IT Technical Project Manager»), con el carácter de Agente Contractual.

La oferta era por dos años de duración, desde el 1 de septiembre de 2021 al 31 de agosto de 2023.

En 2021 sí se lo concedieron

Después de ser seleccionado para ese puesto en el Comité Europeo de las Regiones de la UE, el suboficial envió una instancia a la Subsecretaria de Defensa el 12 de julio de 2021.

Solicitó que se le autorizase el pase a la situación de servicios especiales para ocupar ese puesto en Bruselas.

La petición tuvo respuesta positiva. En el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa del 23 de noviembre de 2021 se publicó una resolución por la que se concedió a este suboficiales el pase a la situación de servicios especiales para trabajar como informático para el Comité Europeo de las Regiones de la Unión Europea.

Le ofrecieron renovar por dos años

El suboficial se fue a trabajar a Bruselas. Este año 2023, cuando se le estaba agotando el contrato de dos años, “le fue ofertada por el Secretario General del Comité Europeo de las Regiones la renovación de su relación contractual con dicho organismo, por medio de un nuevo contrato de otros dos años de duración, del 1 de octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2025”.

De nuevo, se trataba de una oferta para el mismo puesto de informático.

Así que, por segunda vez, el brigada presentó una solicitud para que le concedieran mantenerse en la situación de servicios especiales durante el tiempo de este segundo contrato para el organismo de la Unión Europea.

El Ejército de Tierra, en contra

La respuesta en esta segunda ocasión fue negativa, a diferencia de la primera. El Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME) se posicionó en contra de concederle al ahora brigada el pase a servicios especiales.

Justificó el JEME que el solicitante “pertenece a la especialidad de INFOT”, es decir, Especialidad Fundamental de Informática, “y el personal de dicha especialidad en el empleo de brigada se considera perfil crítico”.

Según la Orden DEF/99/2018, de 5 de febrero, por la que se regula el procedimiento que permite a los militares de carrera participar en las provisiones de puestos de trabajo en la Administración Civil, “teniendo en cuenta las necesidades de la Defensa derivadas de la planificación de efectivos, se podrán determinar los perfiles de aquellos militares que, cumpliendo los requisitos generales de esta orden ministerial, no podrán participar en los procesos de provisión de puestos en la Administración civil. Estos perfiles se denominarán perfiles críticos”.

Los perfiles críticos “se definirán por ejército, cuerpo, escala, empleo, especialidad fundamental, zona de escalafón y cualquier otra circunstancia que garantice el volumen de efectivos necesarios para las Fuerzas Armadas”.

En esa misma orden ministerial se establece que en el Ejército de Tierra, en la Escala de Suboficiales, tienen perfil crítico “todo el personal con el empleo de sargento”, y también los “sargentos primero, brigadas y subtenientes” de las especialidades fundamentales de Informática, Mantenimiento de Aeronaves y Automoción.

En base al informe del JEME, la subsecretaria decidió el 25 de agosto dictar una resolución por la que acordó no conceder al brigada la autorización que había pedido.

Recurrió a los tribunales

Este brigada de Tierra recurrió ante el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 10, para tratar de revocar la negativa a autorizarle continuar otros dos años trabajando de informático para el Comité Europeo de las Regiones.

El juez analizó la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la Carrera Militar, en el punto que regula la solicitud y concesión del pase a la situación de servicios especiales, que es aquella a la que deben pasar cuando “sean autorizados por el Ministro de Defensa para realizar una misión por periodo determinado superior a seis meses en Organismos Internacionales, Gobiernos o Entidades Públicas extranjeras o en programas de cooperación internacional”.

También pasan a servicios especiales los militares que se presentan a unas elecciones, cuando son elegidos altos cargos, o cuando pasan a trabajar para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), entre otras opciones.

La ley ordena que el militar solicite el pase a servicios especiales a través del Mando o Jefatura de Personal correspondiente, y que lo apruebe el subsecretario de Defensa.

Del análisis de la ley concluyó el juez que en este tipo de saltos a otra administración “nos hallamos en consecuencia ante un acto discrecional de la Ministra que podrá o no autorizar al militar para realizar la misión por período determinado superior a seis meses en Organismos Internacionales (cuando sean autorizados por el Ministro de Defensa para realizar) y posteriormente el Subsecretario, si efectivamente se ha concedido la autorización deberá declarar al solicitante en situación de servicios especiales, acto éste reglado (serán declarados en situación de servicios especiales)”.

Tres razones para denegárselo

La subsecretaria había explicado en la resolución denegatoria que “los informes del Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra y del Director de Personal del Ejército de Tierra son desfavorables, por las razones enunciadas en el Antecedente de Hecho Tercero, por lo que debe decaer la petición del solicitante”.

Las razones alegadas por el JEME y el director de Personal de Tierra eran varias: que el solicitante pertenece a la especialidad INFOT y el personal de dicha especialidad en el empleo de brigada se considera de perfil crítico; que no se trata de una continuidad en servicios especiales, pues el contrato anterior finalizaba el 31/08/23 y la nueva contratación iba a empezar el 1/10/23; y, en tercer lugar, que el criterio del Ejército de Tierra es que el tiempo máximo de permanencia en servicios especiales es de 6 años.

El juez también consultó una Directiva 08/21, que describe el perfil crítico en las Fuerzas Armadas:

— “Cuando se da la circunstancia de que las existencias de personal con un determinado perfil (en función de su empleo, especialidad fundamental o aptitud), no alcanzan a cubrir las necesidades que tienen del mismo, se considera este perfil como crítico. Como consecuencia, en tanto en cuanto no se corrija esta disfunción, se deberá evitar, en la medida de lo posible, que el personal que posea dichos perfiles ocupe puestos que no sean acordes con los mismos”.

Además, establece que el Estado Mayor del Ejército debe informar a la Dirección General de Personal del Ministerio de Defensa de esos perfiles críticos, para que los tenga en cuenta en la publicación de vacantes en el Órgano Central.

El Mando de Personal del Ejército de Tierra no dará conformidad “a los destinos que se pudieran ocasionar fuera de la estructura del Ejército de Tierra en puestos que no se ajusten a aquéllos”.

Defensa no justificó el perfil crítico

El magistrado que estudió el recurso del brigada llegó a la conclusión de que “ni en la resolución, ni en documento alguno del expediente se justifica la consideración de perfil crítico que se menciona en relación con los brigadas de la especialidad INFOT”.

Es más, “nada se dice sobre cuántos efectivos hay en ella [en la especialidad], ni cuántas plazas, ni las que estén vacantes”.

Postura del asesor jurídico general en 2021

También tuvo en cuenta el juez que al mismo militar del Ejército de Tierra “le fue concedido el pase a la situación de servicios especiales, con motivo del desempeño del mismo puesto de trabajo que motiva la solicitud actual, en el año 2021”.

En esa ocasión, el Asesor Jurídico General de la Defensa informó a favor de la petición del suboficial, al entender que en relación con el perfil crítico “no existe impedimento legal para autorizar el pase del brigada a la situación de servicios especiales, si se considera que el puesto de trabajo que va a ocupar en el Comité de las Regiones de Europa es compatible con la especialidad fundamental de informática”.

Parece que en aquella ocasión, en un primer momento la Dirección de Personal del Ejército de Tierra se mostró en contra de concederle el pase a servicios especiales, pero luego rectificó: “A la vista del nuevo informe en el que ya no se considera que no se debe acceder a lo solicitado, hay que concluir que el criterio de la Dirección de Personal del Ejército de Tierra es el de acceder a la pretensión de pasar a la situación de servicios especiales si el puesto de trabajo corresponde a la especialidad fundamental de informática y no hacerlo si en dicho puesto no se realiza la actividad o las labores de esa especialidad”.

Ese mismo criterio se reflejó en la resolución de Defensa que en 2021 sí autorizó el pase a la situación de servicios especiales para ir a trabajar a Bruselas.

El puesto se ajusta a su perfil crítico

Por todo ello, el juez determinó en la sentencia que las normas internas del Ejército de Tierra sobre perfiles críticos -“que no tienen rango reglamentario y sólo una finalidad fundamentalmente organizativa”- no pueden amparar la denegación de la solicitud “salvo que el puesto que se va a ocupar no sea acorde con el perfil del solicitante y menos aún puede justificar un cambio de criterio sin motivación alguna”.

Aceptó la argumentación del brigada sobre el tipo de trabajo que desempeñaba en el Comité Europeo de las Regiones: “Hemos de concluir que el puesto que desempeña en la UE y que va a seguir desempeñando con el nuevo contrato, que motiva la solicitud del pase a la situación de servicios especiales, se ajusta perfectamente a su perfil crítico, en los términos de la Instrucción y la Directiva, no resultando de aplicación al supuesto de autos el motivo de denegación aludido en la resolución impugnada”.

Además, constató que el nuevo contrato de 2023 a 2025 no superaría los seis años límite marcados en la normativa.

Interés público y personal

Por último, el juez apreció en la solicitud del suboficial informático “interés público, en base a una doble consideración”.

Por un lado, entendió que el hecho de que este militar trabaje en un organismo de la Unión Europea supone una ocasión “para hacer valer, de manera más o menos directa o indirecta, la promoción, representación y defensa de los intereses de las Fuerzas Armadas de pertenencia en el ámbito propio de la actuación correspondiente al puesto nacional o internacional que aquél ocupa fuera de la Administración Militar”.

Por otro lado, supone también “la oportunidad que depara de un ulterior aprovechamiento, en beneficio de toda la institución, de la experiencia adquirida por el interesado, a su vuelta al servicio activo”.

A eso se añade “el interés personal digno de protección, con el fin de hacer efectivo, para los militares, el derecho a ocupar puestos o cargos públicos o de carácter internacional, sin menoscabo de su carrera ni necesidad de renunciar a la misma”.

Por todo eso, el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 10 estimó el recurso de este suboficial del Ejército de Tierra y ordenó al Ministerio de Defensa a que le concediera el pase a la situación de servicios especiales para poder trabajar otros dos años en el Comité Europeo de las Regiones, en Bruselas.

Fuente: ECD Confidencial Digital

Ponte en Contacto

Estaremos a tu disposición para resolverte cualquier duda

    ¿A qué área se dirige su consulta?

    He leído y acepto la Política de Privacidad

    Marcando esta casilla manifiesto de forma expresa que SI deseo que por los abogados y personal de IURISCONTENCIA, S.L. se me responda a la consulta que he formulado a través de su web, facilitando a tal efecto mi e-mail de contacto en el que desea recibir sucesivas comunicaciones por parte de IURISCONTENCIA, S.L., que SI acepto y autorizo expresamente el tratamiento de mis datos personales y la incorporación de los mismos a un archivo informático, de acuerdo con la Política de Privacidad y que SI autorizo expresamente a que se me remita información jurídica de todo tipo y/o comercial por IURISCONTENCIA, S.L. a mi correo electrónico y/o teléfono. Marcando esta casilla manifiesto igualmente que los datos facilitados son ciertos y que corresponden a mi persona. Al marcar esta casilla solicito expresamente que NO se proceda a la seudonimización (cifrado o encriptación) del tratamiento de mis datos de carácter personal, renunciando expresamente a dicha seudonimización en la totalidad de las comunicaciones y traslados de información o documentación que pueda intercambiar con la empresa IURISCONTENCIA, S.L. o con cualquiera de sus empleados o trabajadores.